Si con Diarios del Odio nos propusimos indagar la emergencia de una subjetividad micro-fascista en Argentina, con Pasadas de Sexo y Revolución -show de la imaginación político-sexual de los activismos y una fiesta con el público-, afirmamos que hoy, más que nunca, pasados muchos años de lucha sexo-desobediente, la política es inseparable de lo que pasa entre los cuerpos.

Esta producción de ORGIE, en coproducción con Fábrica Perú y Estudio NemCiriano, con dirección de Silvio Lang y más de cuarenta y cinco intérpretes en escena cuenta con el apoyo de la Beca de Creación del Fondo Nacional de las Artes.

Al final del espectáculo comienza una fiesta durante toda la noche, con DJs invitadxs cada vez: Chicxs Kidz, Paula Random, Chocolate Remix, Kinda, Plvybxy.

 

Sinopsis

 

Manifiestos, canciones de protestas, poemas anónimos, consignas políticas, acciones de agitación y arte, teoría de fanzine de los activismos de la imaginación político-sexual desobediente, en Argentina, desde los años 70’ hasta nuestros días, son para la Organización Grupal de Investigaciones Escénicas (ORGIE) dispositivos poéticos-políticos a remontar. La política como fiesta. ¿Cómo siguen nuestras vidas procesando la revolución sexual? Pasadas de sexo y revolución es un show formativo de las luchas de mujeres, lesbianas, travestis, trans y maricas por una sociedad de nuevo tipo. Pero también una fiesta pagana con el público. El humor marica y un erotismo desmedido producen una poética anal de los placeres del cuerpo como barricada sensible.

Ficha artística

 

Performers:

Alejo Petriz, Ana Borré, Araceli Atmadjian, Bautista Viera, Brenda Bidal, Clemens Von Brentano, Darío Mendes Duarte, Emanuel Nem, Eva Calderone, Facundo Rizzo,  Fernando Cantora, Flor Sánchez Elía, Dimitri Francesco, Hugo Martínez, Jannik Mioducki, Joaquín Sesma, Joaquín Testoni Vezzosi, Juan Pedro Scioli, Juan Rausch, Julián Dubié, Julia Hadida, Laura Visconti, Lucía Amico, Lucas Nicolás Cardozo, Manuel Pallero, María Jesús González, Marian Pérez, Mariano Rapetti, Miguel Valdivieso, Mora Sanchez Uzal, Nahuel Ortiz, Nahuel Vec, Nastya Rubert, Nehuén Zapata, Nicolás Salvatierra, Paulo Nehuén Zogbe, Raymi Guggiari, Rodolfo Opazo, Romina Trigo, Santiago Rovito, Tom Werth, Tomás Deías Spreng, Valentín Piñeyro, Yamil Julián

 

Dj invitadx: Chicxs Kidz (01/09) / Kinda y Paula Random (06/10) / Chocolate Remix (03/11) / Plvybxy +  DJ SUSTANCIA (01/12)

 

Coreografía: Rodolfo Opazo

Asistentes coreográficxs:

Julia Hadida, Julián Dubié.

Dirección musical: Valentín Piñeyro / Asistente: Santiago Rovito 

Composición musical: Valentín Piñeyro y ORGIE

Diseño de vestuario y Dirección de arte: Endi Ruiz 

Diseño de iluminación: David Seldes

Asistente de iluminación: Facundo David

Diseño de sonido y mezcla: Marcos Zoppi

Asistente técnico de sonido: Santiago Johnson

Diseño gráfico: Julián Dubié / Ilustración: Alejo Petriz, Flor Sánchez Elía

Realización de vestuario: Emanuel Nem, Bagallo, AY Jockstraps, Luisa Vega, Emiliana de Cristofaro, Mariano Clemente, Javier Olivera

Realizador lumínico: Paul Damian Pregliasco

Producción de vestuario: Emanuel Nem

Prensa y Comunicación:

Raymi Guggiari, Nehuén Zapata, Nahuel Vec, Juan Pedro Scioli

Producción general: Estudio NemCiriano

Producción ejecutiva: Silvina Gonzalez, Eva Calderone, Juanse Rausch, Raymi Guggiari

Asistentes de escena: Franco Mehlhose, Antí Matus

Asistencia de dirección: Braian Alonso / Ayudante: Hugo Martínez

 

Dirección: Silvio Lang

 

Sobre el proyecto

“Sexo y Revolución”, fue el panfleto publicado por el Frente de Liberación Homosexual (FLH), en noviembre de 1973, que inscribe, por primera vez, en Argentina, un lazo político y conceptual explícito entre revolución social y vida sexual. El contexto de opresión y resistencia de la época; el relato El fiord, de Osvaldo Lamborghini, el Mayo del 68 en Francia; y las lecturas de Deleuze, Guattari, Foucault, Marcuse, Hocquenghem-, entre intelectuales y activistas homosexuales argentinos, allanan el terreno para esa inscripción. En la clandestinidad, al mes siguiente, el FLH, publica la revista Somos. Distribuida de mano en mano, fue la primera publicación, en América Latina, que reivindicó la homosexualidad como categoría revolucionaria contra la explotación y la normalización capitalistas. Junto a otros colectivos de enunciación desobedientes -Unión Feminista Argentina, Grupo de Política Sexual; Movimiento de Liberación Feminista-, el FLH instaura la articulación de lo individual en lo político. Desde esa historicidad de la disidencia sexual argentina, sus derivas en las décadas siguientes, y las supervivencias en el presente, es que nuestra Organización de Investigaciones Escénicas (ORGIE), se propone crear el próximo proyecto escénico: Pasadas de sexo y revolución.

 

Dibujo: Marcelo Pombo / Publicado en Revista Sodoma N°2 (1985)

Si con la indagación escénica y musical Diarios del odio nos proponíamos indagar la emergencia política-pasional de una subjetividad fascista en Argentina que ordena nuestras vidas, ahora, la hipótesis de nuestro trabajo consiste en que: la politización de la sexualidad que hasta hace poco era marginal a la política “en serio” y existía como minoría en la esfera pública, hoy se desplaza y ocupa la centralidad de la política. La sexualidad no tanto como el reino de la transgresión, sino como el terreno en que se forjan, se hacen  y se deshacen los afectos y los deseos colectivos, donde se tensan sus inscripciones en lo público y, fundamentalmente, donde se registran las formas en que se inscriben los cuerpos en sus deseos, sus alianzas y sus guerras, es decir, en sus políticas; una política que es inseparable de lo que les pasa a los cuerpos, y lo que pasa entre ellos. Dado que la política de lo sexual, al fin de cuentas, no puede nunca ser reducida a la disputa por con quién cogemos, o por dónde; es la disputa por los modos en que los deseos, los afectos y los placeres reconfiguran o no las formas de lo social, la matriz misma de nuestros lazos, los modos de lo público, la creación de nuevos modos de habitar la calle, de poner el cuerpo entre los otros y de trazar campos de relaciones posibles. Es lo aprendimos en las experiencias de lucha y el pensamiento de la disidencia sexual, que afecta la imaginación de lo político en general. Lo raro sexual -eso que tortas, maricas, putos, putas, travestis y personas trans hemos hecho visible- es antes que nada una apuesta por la reconfiguración de lo público y de lo colectivo. Ya no una política identitaria de asimilación y reconocimiento de nuestra diferencia, sino nuestra potencia diferencial de desorganizar la violencia capitalista de la normalización y bloqueo vital, como la capacidad de poner en juego otras sensibilidades en el diagrama social. Nuestra minoridad en lucha lleva inscripta una política colectiva e interseccional, rica en alianzas, y capaz de diseñar políticas multisectoriales anti-represivas frente a las formas de gobierno policial y violencia financiera del neoliberalismo actual.

Tapa de la publicación 'Sexo y Revolución'

del Frente de Liberación Homosexual

(1973)

Para nosotros crear desde una historicidad sensible es poner a trabajar las partes subdesarrolladas, las intensidades laterales bloqueadas. Nuestro dispositivo estratégico de construcción de la historicidad insumisa es una suerte de montaje materialista de lo sensible. Un montaje marica que yuxtapone temporalidades diferentes y espacializa devenires vivos; que conecta supervivencias de gestos y cuerpos insumisos; que reactualiza contra-escrituras. Nuestros materiales de fabricación del dispositivo poético-político de enunciación escénica Pasadas de sexo y revolución son las publicaciones del FLH; la revista Sodoma; las fiestas, acciones y panfletos del Grupo de Acción Gay, el club de hombres Mujer; la revista Confidencial Argentina; el boletín La hora; El Teje; las consignas de las orgas del presente -Colectiva Lohana Berkins; Ni Una Menos; AMMAR; Serigrafistas Queer; Columna Orgullo en Lucha; Asamblea Lésbica Permanente; Asamblea de las Putas; Colectivo Kidz; las bandas -Actibanda, Sudor Marika;  diversos fanzines de las sexualidades insurrectas; y la producción teórica cuir argentina. Nuestro montaje disputará la noche porteña como espacio-tiempo público a reinventar. Tomando los signos de la democracia de masas y las potencias revulsivas de los activismos de las minorías sexuales, Pasadas de sexo y Revolución, se experimentará como fiesta pagana, con procedimientos del teatro de variedades; el recital en vivo; los bailes de salón; la instalación visual; la música electrónica; y la deriva sexual. Una fiesta performática donde lo raro sexual es expresión de lo colectivo en su antinorma, anomalía, heterogeneidad y multiplicidad.

Silvio Lang

Esta obra cuenta con el apoyo de:
Montasonido, Fábrica Perú, AY Jockstrap, Alfinvaron, Estudio NemCiriano, Proshop