Buscar
  • ORGIE

DILMA


Soy una mujer, joven, por la setentena

entendida de muchas cosas 

incluso universitaria, 

política: 

con un buen par de piernas 

y tetas todavía firmes: 

caliento a los machos, a los jueces también,

bárbaro: así de mí hablo, puta vanidosa.

No tengo pene, por ejemplo. 

No tengo pene y no tengo culpa. 

Y no sé 

si esto va en broma. 

Y no sé 

si esto es 

en serio. 


Yo me llamo Dilma Rousseff y es mucho, demasiado, 

lo que me pajeo. Pero, 

no puedo remediarlo. 

Me encanta estar echada 

y yo solita dármela. 

Pienso en las dos veces que casi muero

-torturada y enferma-

y se me sacude todo el cuerpo

de placer.

También lloro 

en pleno día a veces 

(¡esos sí que son días plenos!). 

Economista, ex-presidenta 

me cago sin embargo 

me recontracago en la justicia de este mundo 

en TVGlobo y en Eduardo Cunha,

en todas las cuentas nacionales

que no sean la cuenta del pueblo,

en todos los jueces de cuarta

que intenten juzgarme ésta. 

Dilma Rousseff yo me llamo, 

en la cárcel me decían

la Juana de Arco de la subversión o

la Papisa de la guerrilla,

soy de una familia de la clase 

trabajadora brasilera. 

( Crivella: " Não existe meio-termo. Quem está com Deus luta contra o diabo e seus demônios." )

Fue un piloto

-yo me llamo Dilma Rousseff- 

el que dijo mientras Lula viajaba en helicóptero, 

"Manda esse lixo

janela abaixo aí".

Ahora en su lugar deberíamos poner

un puñado de cenizas, humedecidas por las gotas 

de sudor de hombres negros.


Las ametralladoras salvadoras son, 

aunque un sorete me importan, 

neuronas muertas,

ladrones muertos,

VAR-Palmares muerto,

democracia muerta. 

Con ella valúa y devalúa 

el economista demente 

y así, 

aunque acabo con mi concha

humedecida por el amor de un pueblo pobre

y el sudor de un puñado de negros, 

así el loco de la economía 

y el paquete armado con sus neuronas muertas, 

así construyen el infierno

en este Brasil de tierra. 


Un orgasmo sin pija es una paja.

Un impeachment sin crimen

es un golpe. 

Yo no soy pobre. 

El cono Sur, la tortura y el hambre 

y las ejecuciones y las boletas, 

Latino 

América, 

todo eso me divierte. 


(Reescritura de "Juana Blanco" de Osvaldo Lamborghini)

0 vistas