Buscar
  • ORGIE

Escándalo Municipal de Anomalías y Deseos

Actualizado: 30 de ago de 2018

Por Falopa Didier

<<<<ser incendia pública>>>>>


Temporada de Fuegos Intensos. Foto: Daniela Nieto

¿Cuántas y cuáles son las cosas que tenemos permitidas disputar dentro de los espacios públicos que ocupamos, en los que nos formamos, con las que nos relacionamos o trabajamos?

¿Cuántas nos merecemos?, ¿cuáles no?

¿Cuántas nos permiten?, ¿cuántas nos niegan?, ¿cuáles omitimos?

¿Cuáles deseamos?, ¿Cuáles son nuestros deseos dentro de los espacios públicos?

Por estar ocupando vacante en un espacio o institución públicx,

¿Debemos atender con pasividad a los enunciados que se profieren ahí dentro?

¿Debemos aceptar con calma sus tintes tranquilizadores?

¿Cuántas son las violencias que permitimos,

las machiruleadas que consentimos?

¿Cuántas de esas practicamos y aún no deconstruimos

(por sonar amable y no decir destruimos)

colectivamente, en nosotrxs mismxs?

DECIR NO AL PATRONCITO APOLÍNEO

¿Cuántas son las precarizaciones salariales-corporales-artísticas-afectivas-públicas que toleramos?

¿Debemos recibir y nada más?

¿O como sujetas porosos, sensibles y deseantes de constituir nuevas realidades, tender nuevas subjetividades, podemos volvernos cuerpas inflamables hambrientas de disputar?

¿Qué y cómo nos deseamos a nosotres colectivamente dentro de un espacio público?

¿Podemos frenar al patriarca y decir: “No, acá no se termina la discusión, de acá no nos vamos tranquilas, acá empieza nuestra disputa”?

¡Queremos tomar tu institución! ¡Queremos el teatro público-municipal-nacional-gubernamental-parlamentario de fabricaciones sensibles y subjetividades que conducís! ¡Lo queremos tomar por asalto, queremos ser okupas, queremos incendiarlo! ¡Incendiar el parquet de la norma y la docilidad porque no estamos tranquilas!

No sólo no voy a dormir, me afirmo en que no voy a dormir tranquila,

no voy a seguir aceptando lo normal,

ya no quiero lo normal,

ya no me pertenece,

ya no es ese mi rancho,

ya no es ese mi afecto.

No, no voy a irme tranquila a seguir mi rutina de representaciones cotidianas.

en el bondi

en la cama

en la escuela

en la calle

con el cuerpo

en el teatro

en el bar

en el baile

en el garche

en el goce

en la birra

en el escrache

en el síntoma

en lo que me duele

en mi anomalía

en mis deseos

en mi intranquilidad

¡No me voy a tranquilizar!

Llamame histeria, decime escándalo.

Yo a esto te digo NO MÁS.

Enconchada hasta el hartazgo, te digo:

tu discusión, tu comunicado paquetero termina acá.

Nuestra disputa se enciende AKÁ.

Queremos ser espacios públicos,

<<<no instituciones<<<<<

¡QUEREMOS VOLVERNOS INCENDIAS PÚBLICAS!

Nos merecemos algo mejor

La disputa por nuestros deseos públicos!!!

232 vistas