Buscar
  • ORGIE

LLAMADO A LOS POLICÍAS



Se necesitan malos policías. Buenas personas, pero policías malos. Dos, cien, mil malos policías se necesitan más para que estallen las diez mil flores de la república.

Que en ellos viva la gorra, la innecesaria, la fútil, la sutil gorra imprescindible. O la in- versa: la gorra necesaria, la prescindible para vivir.

No es la muerte de la democracia, es una gran ausencia humana de malos policías. Que florezcan cien millones de tentativas abortadas, represiones, tiroteos, expedientes de gatillo fácil, cenas con políticos, apretón de manos con el presidente, tiempo perdido como todo.

Se necesitan policías gay, policías lesbianas, policías consagrados a la cuestión del género, policías que maten al hambre, al hombre, a la trava de su barrio, al arte y a la industria, a la estabilidad de las instituciones, al agujero de la revolución, a la grieta húmeda de las mujeres, y a la guerra entendida como continuidad de la política, del comercio.

Se necesitan nuevos resentimientos, nuevos pensamientos imbéciles, nuevas propuestas para el cambio, causas para Temer, para tener, aquí en el sur.

La realidad es una celda compartida.


(Poema apócrifo de Fogwill)

133 vistas